Mundo ecuestre, la mujer toma las riendas

Cecilia-TulaTres años son los que respaldan a Cecilia Tula como una de nuestras coworkers más motivadas de Uruguay, desarrollando y potenciando un gran proyecto como, Larctest aplicación que mide ritmo cardiaco de caballos. A través de esta app -y a diferencia de su competencia- mide el ritmo cardiaco, capacidad pulmonar y muscular, tomando en cuenta factores como las condiciones climáticas. Así se entrega un paneo general del caballo en un momento determinado para determinar qué tan óptimo es el entrenamiento y cuáles el mejor rendimiento bajo ciertas condiciones, eliminando conjeturas sobre su estado físico.

De esta forma se mide la intensidad aeróbica del entrenamiento y reducir el riesgo ante posibles lesiones o cualquier dolor que pueda aparecer durante el entrenamiento. Nos contó un poco más sobre su empresa y lo que significa para ella ser parte de Co-Work Latam.

 

¿Por qué eliges Cowork para desarrollar tu trabajo?  

Primero para socializar, soy una persona que se energiza compartiendo con la gente. Además porque es un ecosistema emprendedor en el que la mentalidad es de ayudar y ser abiertos. He encontrado ayuda rápida y espero haberla sido también; si te acercas a cualquiera dentro de Cowork que no conoces y le dices “¿tienes un minuto? estoy tratando de resolver esto y quizás vos me podes ayudar”, dejan lo que están haciendo y te escuchan. Por último al estar yo como líder de mi negocio, coordino muchas áreas del mismo: software, legal, marketing, ventas, y en Cowork podes encontrar gente que hace de todo, así que siempre encuentras alguien para compartir eso.

 

¿Cómo creas este proyecto, cuáles son los intereses que te mueven para desarrollar Larctest?

Al principio mi motor fue no conformarme con lo que yo podía hacer con mi profesión. Los veterinarios nos pasamos traduciendo signos de los animales, en diagnóstico y tratamientos para ayudarlos. Pero con los caballos de deporte había un bache enorme en la prevención, no me conformaba que había situaciones que no pudiéramos prevenir, si había signos ahí y es por eso desarrollé el método diagnóstico.

Actualmente mi motivación es la conexión de personas de diferentes partes del mundo. Nuestros clientes están unidos al comenzar a utilizar una innovación, están descubriendo una manera nueva de hacer las cosas, y a su vez, nosotros estamos unidos a ellos porque el fin es ofrecerles un servicio que los ayude. Así que lo que me motiva es la conexión, porque creo que los negocios son una manera de conectarnos y si el propósito de la empresa es noble, todos estamos mejorando el mundo. El flujo de dinero sólo mantiene el propósito.

 

Cuéntanos un poco acerca de tu equipo, ¿cómo lo lideras?

Hoy tengo dos socios americanos hombres, uno con experiencia en otros negocios y el otro con una empresa relacionada a nuestra industria. Disfruto trabajando con hombres, de hecho lo hice durante toda mi vida. Los leo y he aprendido de ellos. El campo en Argentina -lugar donde empecé con esto- es un lugar donde la mujer no era respetada para ciertas tareas, luego el hipódromo, las corporaciones, en fin, en todos lados la mesa decisora era masculina. Así que ahora me siento cómoda trabajando con ellos y he logrado sentarme en la mesa decisora.

Realmente para mí  nunca fueron de otro sexo, eran personas y así era el ambiente en donde estaba la actividad que yo quería hacer. Ahora trabajo junto a 3 mujeres y me encanta la cercanía que generamos aún cuando estamos trabajando. Una de ellas se encarga de la parte financiera, otra es mi mano derecha en lo técnico y otra es la líder de marketing. Todas ellas en USA.

 

¿Te has visto enfrentada a algún tipo de discriminación en este camino que has recorrido por ser mujer?

Bueno, como te decía, hubo muchos momentos, incluyendo gritos hacia mí, o directamente total indiferencia en la reunión, o falta de consideración para algunas tareas, hasta acoso. Pero no las tomé como discriminación de género porque cuando yo trabajo no soy hombre o mujer, soy persona y tomo al resto de igual manera. Aunque la experiencia te enseña quién está pensando que sos mujer al entrar a la sala. Si te quedas pensando en eso, ya perdiste el foco y tu propósito.

 

¿Qué valores, bajo qué pilares te basas para desarrollar tu trabajo?

Hay dos preguntas que me acompañan para ser libre y disfrutar de lo que hago:

  1. ¿Es este el mensaje que quiero transmitir al mundo?
  2. ¿Estoy realmente ayudando a mis clientes o sólo es un tema de cash flow?

Tiene que ver con el sentido de mi trabajo y mantenerme enfocada en lo que realmente importa, porque creo que en base a eso se logran resultados a largo plazo. Esa la base de mi perseverancia.

 

¿Qué llamado harías a más mujeres para que se sumen a la colaboración radical?

Ya hay muchos estudios y encuestas que demuestran que para las mujeres hay más obstáculos en la concepción de nosotras mismas que en la capacidad que tenemos de llevar a cabo las tareas, es decir, nos falta confianza y seguridad. Una de las maneras de encontrar esa confianza, seguridad y valentía es aprender de los temas que son necesarios para llevar adelante la tarea. Las charlas motivacionales ayudan, pero hasta que no lo haces por ti misma, no te la crees. Si tienes que hacer una planilla financiera: pregunta, aprende y hazla. Si tienes que promocionar el producto pregunta, investiga y prueba.

Yo les diría que tenemos muchos modelos y creencias aprendidas que nos limitan, pero lo que no tenemos (que a veces si lo tienen los hombres) es vergüenza a preguntar, vergüenza a mostrar que no sabemos, y ahí está el origen de la sabiduría. Además creo que es muy divertido.

 

Post by team-cowork